812-557-9928 / 812-342-8473 contacto@meetingmarketing.mx
Select Page

Las reuniones entre los representantes de cada departamento de una empresa siempre será algo necesario si se quiere saber cuál es el rumbo a tomar y cómo es que van los planes realizados hasta ahora. Y aunque estas reuniones siempre se organizan debido a una necesidad de gerencia, esto es algo que debería ocurrir sin necesidad de tener que atender un llamado de los “altos mandos”.

Hay departamentos que comparten objetivos en común y las acciones de uno benefician al otro y viceversa, aunque generalmente en la mayoría de las organizaciones existe una barrera que evita que exista una sana comunicación, ya sea por competitividad o por no entender del todo los beneficios de una acción compartida. Tal es el caso del departamento de ventas y marketing; dos polos opuestos, dos fuerzas que rehúsan la convivencia pues lideran mundos diferentes… o al menos así es como se percibe tras tantas décadas de coexistencia.

Aunque tal vez si tienes suficiente tiempo formando parte de las filas laborales de una empresa, te habrás percatado que este tipo de malentendidos son inculcados por figuras de alto poder, que desarrollaron sus carreras en épocas distintas de comercialización. Sin embargo, hoy en día son más las organizaciones que promueven una alianza entre marketing y ventas, resultando en mejores oportunidades para todos los involucrados.

Uno de los principales beneficios de reunir a los equipos o representantes de ambas áreas es que solamente así se podrán alinear los objetivos comunes y se podrá dar solución inmediata a temas que si se vieran por separado, probablemente no entrarían dentro del beneficio general de la empresa. Estas reuniones al ser de carácter estratégico y reflexivo, motivan a los presentes a detallar las estrategias que se tengan planeadas o pensadas con datos exactos y fundamentados para así poder tener feedback de todos los presentes, así como deben detallarse tareas específicas tomando en cuenta el papel de los involucrados. Con esto se obtiene una estrategia más redonda y con mayores posibilidades de resultar en algo positivo.

Otro aspecto fundamental, es que de la mano de ambos departamentos se podrá precisar con mayor exactitud el desempeño de cualquier campaña o estrategia, así como los resultados visualizados y las métricas que se deben tomar en cuenta al final del ejercicio creativo.

Al final de todo para que exista una venta, previamente debe existir un ejercicio de comunicación y para que exista esta necesidad de comunicar debe existir otra necesidad por vender algo. Suena como un ejercicio interminable, pero es la única realidad.