Select Page

Junto al porvenir del tiempo se viene la evolución tecnológica y las cientos de nuevas disciplinas que salen a la luz cada día en este nuevo milenio. Todo esto ha traído consigo un gran número de avances para la industria; se han refinado las técnicas de mercadotecnia, se ha agilizado el proceso de ventas, se ha llegado al punto en que los eventos no son solamente lugares donde varios ejecutivos y vendedores se reúnen a charlas y a cerrar convenios, sino que ahora se trata de brindar una experiencia a todos los asistentes, sin importar el puesto que desempeñe cada uno de ellos.

Sin embargo dentro de esta ola de grandes ideas que han aportado y han complementado a las disciplinas del colectivo industrial, también se están atrayendo ideales de las nuevas generaciones que están totalmente erradas en cuanto a la función que quieren desempeñar.

Ya hemos hablado en temas anteriores sobre la importancia de la implementación de videos dentro de una institución o empresa. Esta es una herramienta sumamente poderosa dado que es un canal de comunicación que fácilmente atrae al cliente meta. Lamentablemente en los últimos años se ha estado adoptando una tendencia que complica la tarea de implementar esta función de manera correcta: Videos verticales.

La implementación de videos verticales, tienen su origen en las nuevas generaciones y en los Smartphones que, por comodidad, desconocimiento o simplemente por falta de interés, comenzaron a viralizar esta tendencia. Esta acción en realidad no tenía ninguna consecuencia puesto que anteriormente estaba totalmente destinada a redes sociales, aunque posteriormente empezó a usarse en cierto tipo de empresas chicas o medianas, en las cuales su principal medio de difusión eran precisamente las redes sociales, tales como Facebook, Instagram, etc.; medios en los que a la gran mayoría de los usuarios no les importa el hecho que se pierdan casi dos tercios de la imagen que podrías lograr con una toma horizontal, es por eso que la gente lo adopto sin mayor problema.

Pero con la llegada de las nuevas generaciones a la industria, poco a poco esta práctica se está comenzando a utilizar a nivel empresarial, lo cual sugiere un serio problema y no porque la industria no se quiera adaptar a las nuevas tendencias sino porque en este caso no es funcional. Al utilizar videos en formato vertical no solo se pierde imagen sino que también se pierde formalidad y seriedad; parte fundamental para mantener la fidelidad de los clientes. Si esta práctica genera una imagen negativa para una empresa que tiene presencia a nivel nacional, imagina el impacto negativo que causaría en una empresa de nivel mundial.

Está bien adoptar nuevas tecnologías e ideologías pero siempre y cuando sean funcionales, en este caso específico no es así. Si tu empresa ya está colocada a nivel nacional o está en miras de serlo, es conveniente conseguir asesoría respecto a estos temas para así no arruinar o detener los planes que tienes a futuro.

El comercio electrónico: Un gran impacto para Latinoamérica.

(imagen dos computadoras simulando una compra) (negocios)

Durante la última década se ha vivido un boom por la adquisición de tecnología y aparatos electrónicos inteligentes en todo el mundo, y no es de sorprender pues la tecnología avanza a una velocidad considerable cada año. Estos cambios se han vivido de manera peculiar en toda Latinoamérica.

Lejos parecen esos años en que en estos países la idea de tener una conexión a internet lo suficientemente estable era algo que se vislumbraba en un futuro no muy cercano, mucho menos hablar de contar con lo más nuevo en tecnología. Pero gracias al auge y al enorme desarrollo con el que se ha impulsado el internet (y a la enorme competencia que surgió por conquistar estos mercados), hoy en día podemos contar con esta increíble herramienta en la palma de nuestra mano. Según datos recopilados por la ONU más del 60% de la población de México y Latinoamérica tienen acceso a internet.

Ahora conociendo estas cifras, es innegable que el impulso del comercio electrónico sea una consecuencia natural de lo que se vive en estas regiones, especialmente en Brasil y México que son los países más avanzados en esta materia, tanto que estos países se encuentran dentro de los 15 países con más ventas a través de este modo, inclusive en éste último el consumo se ha incrementado tanto que triplica los ingresos de países como Chile y cuadriplica los de Perú.

Si eres de los que aun se pregunta ¿cómo es que el comercio electrónico ha llegado a este punto? La respuesta es más sencilla de lo que parece, puesto que la globalización digital se ha apoderado de gran parte del mundo, ahora estamos viviendo esta etapa en Latinoamérica. Tan sólo basta ver el increíble alcance de las redes sociales y la necesidad constante de las personas por acabar con el ocio a través del internet. Todo esto, aunado al nacimiento de plataformas propicias para el comercio electrónico (y a campañas agresivas) ha impulsado las ventas por internet a niveles inesperados.

Y aunque aún hay mucho que mejorar respecto a comunicación y procesos de compra; el desarrollo y evolución constante de este sector nos permite augurar que este modelo de negocio no solamente es favorable sino que si se sigue manejando de buena manera, seguirá ayudando a impulsar el desarrollo económico para estas regiones.