Select Page

Crear eventos es una estrategia corporativa para alcanzar objetivos precisos de una empresa, un aspecto que se debe tener en cuenta es la experiencia del catering que vivirán nuestros comensales, y más allá de ello, contar con los tiempos perfectos.

Cuando hablamos de tiempos, nos referimos a la cantidad de platillos durante una comida o cena. Normalmente, la cantidad de tiempos se incrementa dependiendo de la hora del día y de la formalidad que se busque preservar. El poder comprender la cantidad de tiempos que un menú ofrece, te brindará las herramientas necesarias para elegir el catering perfecto para tu evento.

Regularmente un menú se comprende de cuatro o cinco tiempos. El de cuatro tiempos se divide en: Entremés, sopa, carne blanca (servida con vegetales para acompañar) y frutas, en el mismo orden. Por otro lado, el menú de cinco tiempos se divide en: Entremés, ensalada, pasta, carne roja (servida con vegetales para acompañar) y repostería.

Para un evento matutino tipo brunch lo ideal es un menú corto, servir sólo el primer tiempo, puesto que, al salir los asistentes, reanudarán sus actividades y podrán continuar con el siguiente platillo (plato fuerte) en su hora de comida habitual. En un evento de larga duración donde a mediodía se dará de comer para después reanudar actividades, se recomienda el menú de cinco tiempos en toda su forma, pues es el más completo y el ideal para eventos formales.