Select Page

Toda empresa que perciba un crecimiento exponencial o sustentable en algún momento llega (tarde o temprano) al planteamiento de hacer un evento propio como evolución natural de la propia marca; esto siendo tomado con bastante ligereza gran cantidad de veces y bajo un concepto generalmente erróneo. Y con esto no nos referimos a que hacer un evento sea una falla sino a la mala planeación con la que se actúa en muchas ocasiones. Y esto va desde el concepto, generalmente olvidado por quienes ejecutan y por los proveedores seleccionados para llevar a cabo cada tarea. Es por eso que a continuación te daremos unos consejos para evitar desviarse de los objetivos trazados.

-Objetivo principal.
Sin duda, no se organiza un evento solo por hacerlo (o no debería), este tipo de actividades debe verse como inversión, es el momento perfecto para llevar a cabo múltiples propósitos, es el escaparate perfecto para presentar nuevos productos o servicios ya sea a nuevos clientes o a los que actualmente son consumidores de tu marca, también es el lugar ideal para dar seguimiento y desarrollar nuevos leads, etc, etc.

Es cuestión de buscar un objetivo comercial concreto y correcto afín a esta necesidad.

-Elige un tema central
Uno de los pilares centrales y punto de partida para implementar cualquier idea que ayude a complementar la experiencia del usuario es darle una identidad a tu evento, hará que tus asistentes recuerden tu marca con especial cariño. Aquí se definen los parámetros de todo lo que se puede hacer e incluir en la campaña de comunicación y lo que se incluirá en el piso de exhibición.

Como plus, el darle una identidad al evento incrementará el movimiento orgánico en tus redes sociales.

–Recinto adecuado
Punto crucial para la idealización de tu evento. Se debe buscar un recinto que no solo cumpla con las dimensiones adecuadas, sino que éste debe contar con el personal indicado que actúe de manera profesional ante cualquier eventualidad y duda que pueda surgir de tu parte (como cliente).

El contar con un espacio adecuado, te dará la seguridad para ocuparte de tus objetivos comerciales.

-El proveedor.
Todo lo indicado en los puntos anteriores no se podría concretar sin la correcta implementación en todas las áreas involucradas. Si eres el encargado de la organización, considera el contratar expertos para darle certeza a este ejercicio al llevar a cabo tu evento.

En este aspecto lo ideal es contratar con enfoque de conceptualización e implementación, pues se trabajará bajo objetivos más específicos, una agencia que se encargue de todos los aspectos técnicos del evento, bajo tu dirección y aprobación.

Recuerda que no es necesario que tú hagas todo el trabajo, solo requieres contar con las personas adecuadas.

-Da seguimiento a los resultados
Dar seguimiento a todos los resultados que se puedan obtener y que posteriormente se deben analizar puntualmente, ayudará a un mejor entendimiento de las posibilidades que se tienen a futuro.

Cada evento tiene una vida única e irrepetible, es una maquinaria que funcionando al 100% te asegura una exposición positiva en el mercado que quieras incurrir, por lo que es crítico encontrar los engranes correctos. Un wedding planner no hace el mismo trabajo que un event planner, y así podríamos continuar con ejemplos parecidos pero todo se resume a una elección cuidadosa y un seguimiento constante de los objetivos.